Risoterapia La risa que sana

Risoterapia La risa que sana 2013 2 7

La risoterapia, como su nombre indica, es una técnica terapéutica que fundamenta su efectividad en los beneficios de la risa sobre la salud y el buen estado general.

La risoterapia es esencial para la liberación de bloqueos emocionales, físicos, mentales y sexuales. Este tipo de terapia es uno de los mejores métodos para lograr nuestro crecimiento personal, nos permite vivir el aquí y el ahora dejando que fluyan libremente nuestras emociones positivas, algo que en esta sociedad a veces está coartado.

Origen de la risoterapia

Desde tiempos inmemoriales se ha utilizado la risa como arma terapéutica. Su rastro puede seguirse desde el antiguo Imperio Chino, en el que había unos templos donde las personas se reunían para reír con la finalidad de equilibrar su salud.

Payasos-Sagrados  Risoterapia La risa que sana Payasos SagradosEn otras culturas tribales, existía la figura del “payaso sagrado”, un hechicero que utilizaba el poder terapéutico de la risa para curar a los guerreros enfermos.

Ya en el siglo XX, Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa. Esta capacidad fue científicamente demostrada cuando se descubrió que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. En lógica relación con esta evidencia, en los últimos lustros se ha afianzado la risa como terapia.

 Actualmente, según Robert McGrath, psicólogo de la Universidad Wisconsin-Madison (EE.UU.), reír es beneficioso para la salud por varios motivos. Por un lado, el humor reduce las hormonas del estrés. Además, una “carcajada intensa aumenta el ritmo cardíaco, estimula al sistema inmune, potencia el estado de alerta y nos hace ejercitar los músculos”, explica McGrath. Sin olvidar que al reírnos aumentan los niveles de endorfinas, el anestésico natural del cuerpo.


En qué puede ayudarnos la risoterapia

 La risa está localizada en la zona prefrontal de la corteza cerebral, la parte más evolucionada del cerebro. En esta zona, según los expertos, reside la creatividad, la capacidad para pensar en el futuro y la moral. Sin embargo, conforme cumplimos años y se nos supone más sabios, perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por la risa, de buscar la carcajada o de encontrar la parte cómica a las situaciones. Por eso, hay veces que conviene aprender a reír, o a recordar cómo se reía.

Cuando reímos, el cerebro emite una información necesaria para activar la segregación de endorfinas, específicamente las encefalinas. Estas sustancias, que poseen unas propiedades similares a las de la morfina, tienen la capacidad de aliviar el dolor, e incluso de enviar mensajes desde el cerebro hasta los linfocitos y otras células para combatir los virus y las bacterias. Las endorfinas desempeñan también otras funciones entrReir  Risoterapia La risa que sana Reire las que destaca su papel esencial en el equilibrio entre el tono vital y la depresión. De ellas depende algo tan sencillo como estar bien o estar mal. Como se puede comprobar, aprender a reír es algo más importante de lo que parece a simple vista.

 Y, aunque a día de hoy, muchos profesionales discuten su base médica, parece evidente que utilizar esta terapia como complemento del tratamiento convencional de determinadas enfermedades pueda ayudar notablemente en su mejoría.

Los beneficios más destacados del empleo de la risoterapia son diversos y positivos. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Cuando nos reímos estamos haciendo ejercicio. Movemos nada más y nada menos que unos 400 músculos.
  • La risa es capaz de eliminar las tensiones que acumulamos en la espalda y esto es asó porque, al reírnos, sobre todo cuando lo hacemos a carcajadas, nuestra columna vertebral y nuestras cervicales se estiran.
  • A su vez, solo con la risa somos capaces de estimular el bazo y de eliminar toxinas, sin olvidar que facilitamos nuestra digestión y reducimos los ácidos grasos debido a que nuestro diafragma se mueve produciendo un masaje interno.
  • Nuestra piel se oxigena con mayor facilidad como consecuencia de la entrada de aire en los pulmones por partida doble. De esta forma también mejora la respiración y la oxigenación.
  • Y, como hemos comentado antes, al reírnos se producen endorfinas y encefalinas en el cerebro que nos lleva a una felicidad absoluta. Estas endorfinas y encefalinas reducen nuestros dolores.

 

Cómo disfrutar de los beneficios de la risoterapia

Una de las líneas de trabajo en algunos centros de psicoterapia es la risoterapia, que consiste en estimular la producción de distintas hormonas que genera el propio organismo con ejercicios y juegos grupales.

Su cometido es el de potenciar el sistema inmunitario en general y facilitar la superación de diferentes bloqueos.

Se utilizan técnicas que ayudan a liberar las tensiones del cuerpo y así poder llegar a la carcajada, como la expresión corporal, el juego, la danza y ejercicios de respiración o masajes.

Se trata de lograr reírte una manera natural y sana, de que las carcajadas salgan de lo visceral e irracional, como en los niños. En el fondo, a lo que se aprende es a orientar la percepción de las situaciones para que al verse en ella nos riamos, con nosotros mismos y con los demás.

Reírse es una función biológica necesaria para mantener el bienestar físico y mental. Es una forma excelente para lograr la relajación, abrir nuestra capacidad de sentir y de amar

Cuando reímos es inevitable sentirse pleno, amoroso, tierno, alegre, vital, energético y un sinfín de sentimientos positivos.

Parece mentira cómo un método tan sencillo como es la risa puede aportarnos tanto: la risa es Magia, es Alquimia, es la mejor medicina. 

Fuentes: Dr. Juan Camarero (Salud Plus Nº 2), Muy Interesante, Lila Lorenzo (enbuenasmanos.com), Silvia Palomino.

Deja un comentario